viernes, 27 de marzo de 2015

ENTREVISTA A ANTONIO ESTEVA

LA VOZ DE LA NARRACIÓN DEPORTIVA MODERNA

"Hay muchísima gente a la que nos gusta no sólo el fútbol" (A.E.)


Hoy, el ring de las entrevistas se vuelve a iluminar para presenciar en directo la clase magistral de un profesional sin igual en el mundo del periodismo deportivo.

Con tanta expectación como la generada por Jordan en las finales del 98, tras sentar a Bryon Russell y quedar inmortalizado para la historia, un servidor observa cómo un referente accede al cuadrilátero. Antonio Esteva, la voz de la narración deportiva moderna, acepta el reto y se muestra dispuesto a compartir durante unos mágicos minutos su infinita y variada cultura deportiva (y mucho más), así como su experiencia en la cúspide del periodismo. Su rasgo definitorio es el de un periodista completo, con una sabiduría inmensa sobre diversos ámbitos (por supuesto, el cine entre ellos). La campana empieza a sonar... Disfruten del combate.



-(Nº1) Paremos el tiempo. Hoy, 26 de marzo de 2015 a las 19:55, un periodista desconocido se impacienta por entrevistar a Antonio Esteva, alguien que ha alcanzado el éxito pleno en la profesión, con un prestigio labrado en un mundo profesional cuyo acceso es muy complicado, el periodismo deportivo.

Teniendo en cuenta que has escalado hasta esa cima a la que tan pocos llegan, ¿cuál es la clave del triunfo o del éxito?

-(A.E.) Uff, es que no considero tampoco que estemos triunfando, yo creo que hemos intentado hacer de nuestro hobby, nuestra pasión y nuestra vocación un medio de vida. Realmente me considero muy afortunado, un privilegiado por poder contar relatos deportivos y de otra índole, como periodista y como comunicador a los demás. Siempre intento ponerme en el lugar del espectador y tener esa empatía, con mucho respeto, y sobre todo, ya que eres muy cinéfilo, te diría esa famosa frase de Woody Allen de ‘no sé cuál es la clave del éxito pero sí la del fracaso…’, entonces lo único que te puedo decir es que trabajamos duro, intentamos dar lo máximo en cada partido, en cada oportunidad y en cada directo, con máximo respeto para los compañeros de profesión y también, por supuesto, para el gran público que te elige. Con mucha humildad, tratando de mejorar, y no es ningún tópico, es la realidad de cada día, mirando un poco atrás y viendo qué puntos y qué áreas de mejora hay en el equipo y en el grupo, y en uno como profesional.

-(Nº1) Dicen que los periodistas deportivos, en su infancia, suelen soñar con ser deportistas profesionales, pero finalmente no llegan a ese nivel y por eso eligen contarlo, ¿es el caso?

-(A.E.) Un poco sí, yo creo que a todos nos pasa un poco, pero particularmente también te podría aportar la otra parte. A mí me gusta contar historias, me metí en esto para contar historias protagonizadas por otros. Yo no quiero ser el protagonista de lo que está pasando. Es verdad que te gusta mucho el fútbol, el baloncesto, otros deportes… Y que te hubiese encantando estar ahí defendiendo, oliendo la hierba, pisándola, el parqué… Realmente además he practicado muchos deportes pero también hay una vena de comunicación, de vocación, de pintar lo que está pasando, de traducir las emociones para otros en la que me siento muy cómodo y de la que me siento muy responsabilizado.

Si miras atrás, casi todos los eventos y grandes gestas deportivas tienen una voz al lado. No se trata de ser protagonista, insisto, sino de acompañar el relato para que cale más hondo en el espectador. Todo el mundo recuerda el gol de Maradona por la narración del gran Víctor Hugo Morales, todo el mundo recuerda también los anillos de Jordan, las hazañas de Muhammad Ali. En definitiva te das cuenta que a todo eso también va una banda sonora acompañándolo. Hay mucho cine también en cuestión de historias de deporte, a mí por ejemplo Moneyball me encantó, una película que considero de cabecera junto con Un Domingo Cualquiera o con Hoosiers más que Idolos, y te das cuenta de que todo aquello que te pueda desgranar o hacer palpar el deporte desde dentro, merece la pena. El cine es un gran conductor y los narradores intentamos estar a la altura del evento.

-(Nº1) De hecho en los últimos años con películas como Rush, respecto a la Fórmula 1 o este año Foxcatcher, del director de Moneyball, que trata la lucha libre, se están poniendo las pilas, porque ya Evasión o Victoria suena como muy antiguo pero también está ahí.

-(A.E.) He visto críticas muy duras a Rush y a mí, particularmente, me gustó. De todas formas, estás hablando con una persona que es muy amante del reportaje como género periodístico por excelencia. Considero que el reportaje es periodismo puro. Una serie de entrevistas, de testimonios, de historias que han acontecido.

-(Nº1) ¿Un amplio abanico no?

-(A.E.) Exacto, yo me encuentro muy cómodo dentro del periodismo con aquellos reportajes que son elaborados, es decir, he hecho directos, he presentado informativos, pero hago una especie de comparación, como entre la literatura y el periodismo, entre los reportajes y los informativos. En los programas de reportajes puedes contar la historia de principio a fin, desde diferentes ángulos, y aun así, casi nunca está acabada… La relees, la rehaces, la retocas y sigue teniendo cosas que aportar y que contar en una segunda o tercera parte. Me siento cómodo con esa forma de contar algo en 14, 15 o 20 minutos, da igual la duración. Eso, en un vídeo de 40 segundos o 1 minuto para un informativo, en el día, en el momento, corriendo y en caliente es difícil de conseguir.

-(Nº1) En el sentido de comunicar, cuando tú narras un partido, ¿sientes la presión de estar narrándolo para todo un país?

-(A.E.) No especialmente, es decir, me siento responsabilizado en contar el mejor partido posible, pero me ocurre tanto con un partido de infantiles, como con un partido de cantera, como en un partido de radio cuando estaba en Carrusel Deportivo, o en Antena 3, Atresmedia, La Sexta narrando el Mundial o la final de la Copa de Europa para Real Madrid TV. No tengo la sensación de tener la responsabilidad de que te estén viendo 5, 6 u 8 millones, o los 600.000 de la Liga Adelante. Para mí cada partido es una ocasión única para contar una historia. Incluso te requieren más esfuerzo aquellos eventos que en teoría no tienen un foco tan grande.

-(Nº1) A propósito de esto último, me llamó la atención el torneo de niños (Arona) que hubo hace unos meses porque lo narraste y era increíble, yo estaba viendo la final y diciendo… ¡Joder!, cómo transmite la emoción. Estaba con este gusanillo de nerviosismo como si fuera un partido de primera división. De ahí que seas la referencia.

-(A.E.) A la gente le gustó mucho allí en Arona, disfrutaron mucho. Además hablamos de un torneo con un prestigio nacional e internacional porque es de donde han salido Iniestas y compañía, y había que estar a la altura. El hándicap fue estar narrando durante 16 horas consecutivas, dos días, partido tras partido, pero fue una bendita locura. Lo disfrutamos a tope y cuando llegamos a la final nos daba pena que se acabara el torneo.

Nos decía el entrenador del Valencia, Quino, que a la postre fue el equipo vencedor: ‘Para nosotros que tú, o tu equipo estéis narrando esto cuando te hemos escuchado narrando Champions y demás, y que ahora deis a mi equipo de infantiles’. Imagino que era chocante para la gente en un principio, pero para mí no, insisto.

-(Nº1) Además, al final es como que esta afición de los niños pequeños, con los padres que van y el vínculo que se genera, hace que realmente para ellos ese sea el partido más importante de la semana, incluso más que el de Madrid o Barça, y que alguien pueda contar todo eso, retransmitirlo para toda España, hizo que todos los que lo vimos nos sintiéramos un poco identificados con cuando jugábamos…

-(A.E.) Claro, es como un sueño cumplido que también yo tenía de pequeño. Si alguno de mis referentes como Matías Prats (padre), contara las andanzas o los partidos de mi equipo de barrio o el federado, pues hubiera sido un privilegio. Se disfruta a tope. Además intentábamos concienciar a la gente de que no hay que meterles presión, hay que cuidar el lenguaje con ellos, hay que disfrutar... Es un juego y como tal hay que divertirse.

-(Nº1) La visión desde fuera es que eres un periodista polivalente, no sólo para diferentes medios como la radio, la TV o la prensa escrita, sino también en diferentes deportes como el fútbol, el baloncesto, la F1, etc. Teniendo en cuenta que nos encontramos en la Edad de Oro del deporte español, ¿es tanta la diferencia de audiencia que puede generar el fútbol con respecto a otros deportes como para tener tanto protagonismo en el periodismo deportivo actual?

-(A.E.) Si la pregunta es si está justificado, es difícil saberlo. Sí te puedo garantizar que cuando hay un gran evento en otros deportes más allá del fútbol que tiene representación española, la audiencia responde y responde muy bien. Nos ha tocado vivir el oro en el Mundobasket de la Selección Española o la vuelta de Nadal tras 7 meses y la audiencia ha sido fantástica. Estoy de acuerdo contigo en que deberíamos repartir más. De hecho en nuestro informativo, Jugones, el que hacíamos Óscar Rincón y yo, intentábamos que no todo fuera fútbol, que al margen de él había un montón de historias por contar en otros deportes, no sólo españoles, sino también de fútbol americano, de boxeo, de motor… Hay historias de superación detrás y muchísima gente, entre la que me incluyo, a la que nos gusta no sólo el fútbol. Además, tenemos unos deportistas fantásticos, fíjate Carolina en bádminton, hay un montón de ejemplos más allá de los Juegos Olímpicos o de las grandes citas. Ahora que se retira David Cal nos llevamos las manos a la cabeza porque hay gente que está muy sola, lamentablemente, y ahí deberíamos estar la prensa y el gran público para responder. Me tocó contar un Europeo de fútbol-sala con la Selección Española y lo disfruté como un niño…

-(Nº1) Qué selección más grande…

-(A.E.) Exacto, ¡qué selección!, y las guerreras o los hispanos de balonmano. Tenemos un montón de gente detrás que hace las cosas muy bien y merece nuestra atención. Cualquier oportunidad para ver un deporte y entender sus reglas es fantástica.

-(Nº1) En este contexto, a partir de 2005, con la aparición de canales como La Sexta y Cuatro, se empezó a dar un giro considerable en el tratamiento mediático de la información deportiva. Los deportes comenzaron a tener un espacio bastante diferenciado en los telediarios, y a día de hoy se siguen creando programas de noche que detallan absolutamente todo lo que pasa dentro y fuera de un terreno de juego. ¿Ha caído este privilegio para los amantes del deporte en un sensacionalismo excesivo en televisión?

-(A.E.) Creo que no deberíamos obviar que la televisión también es espectáculo y tiene un componente de venta, de articular un evento de una manera atractiva e impactante para el espectador. Es normal que el formato vaya cambiando y vaya variando porque la competencia es muy dura y cada uno tiene que hacerlo con sus armas. Yo particularmente, soy de la opinión que con contenido, con información y con una puesta en escena ágil, dinámica y con ritmo, ya tienes esa química especial con el gran público.

Pero también es cierto que hay programas que van a una hora muy muy complicada, donde necesitan dar algo más que lo que genera la propia información. Es un poco debate, tertulia, análisis, contraanálisis y que la gente se diferencie y se perfile en un personaje, lo cual no comparto, porque nunca debes ser tú más importante que la información que estás contando.

Cada uno tiene que utilizar sus herramientas, la mía es contar historias deportivas bajo el prisma también del cine, de la literatura, de la épica o de la lírica.

-(Nº1) Mientras la TV se encuentra en una lucha constante por los derechos de los acontecimientos deportivos y el endeudamiento, la realidad es que a día de hoy no se puede ver un Madrid-Barça en abierto ni a Marc Márquez en directo. La radio en cambio sigue ahí, narrándolo todo sin parar, incluso huyendo del amarillismo en el que puede caer la TV. ¿Ha sobrepasado la radio a la TV en este país en cuanto a calidad y contenidos deportivos?

-(A.E.) Habrá de todo. Yo vengo de la radio y la verdad es que sigo colaborando semanalmente en Radio Marca y Onda Cero. Me levanto y me acuesto con la radio y hay programas de mucha calidad, pero también los hay en TV. Hay reportajes, por ejemplo en Canal +, o incluso programas de investigación como lo de Atresmedia, tanto En Tierra Hostil como La Sexta Columna. Existen un montón de referentes periodísticos que puedes captar. No es una cuestión de medios, en cambio con respecto a los derechos, sí. Cada día es más difícil dar un evento en abierto en este país, las subastas son leoninas y haces una inversión brutal, pagando una cantidad de millones en la que arriesgas mucho el devenir del grupo televisivo en esas temporadas, y es una cuestión de que ahora mismo hay unas televisiones privadas que ponen más dinero para que esos derechos no salgan a la luz. La gente se tienen que abonar sí o sí para ver un Madrid-Barça, y se gana dinero…

-(Nº1) Pregunta cantada pero obligada. ¿Alguna anécdota en especial que viviste junto a Andrés Montes?

-(A.E.) (risas) Uff, muchísimas, la verdad es que vivimos en ese Mundial de Alemania una especie de Gran Hermano, metidos en diferentes medios de transporte, en un autocar, en un tren, en un avión o en una furgoneta que nos llevaba por toda Alemania, porque hicimos 25 partidos en 33 días. Recuerdo una de esas veces en las que había un traslado y era la tercera o cuarta vez que íbamos a Colonia y todavía no habíamos tenido tiempo de hacer turismo. Como admirador del gótico, todavía no había visto la catedral y entonces dije: ‘No pasará ni un partido más sin ver la catedral de Colonia’, se giró Andrés y contestó: ‘Ah, pues yo tampoco la visto, podríamos ir el próximo día’, era el penúltimo día del Mundial... Llega un punto en el que no caes en la historia, ni dónde estás, ni cuándo te vas.

Otra de las veces, en otro traslado, Andrés siempre llevaba mucho equipaje, muchas camisas y pajaritas, y teníamos que salir corriendo porque no llegábamos a Berlín desde Stuttgart para hacer el siguiente partido de semifinales entre Italia y Alemania, y tuvimos que entrar para ayudarle a hacer la maleta porque tenía todo desplegado por la habitación, un equipo allí trabajando para colocar su ropa… Andrés era peculiar, como profesional y como persona.

-(Nº1) ¿Cuál es la entrevista más especial que has tenido?

-(A.E.) (tras un tiempo para decidir) Hay varias, recuerdo una con Zidane en Glasgow tras la final de la Champions, una a Nadal cuando todavía era un chaval que apuntaba alto y se acercó a la Ciudad Deportiva del Real Madrid a ver un entrenamiento, o a Pau Gasol en Singapur, camino del Mundial, casi de forma premonitoria, en esa gira, decía que veía el equipo muy bien y noté en su mirada la ilusión y la certeza de quien sabía que el grupo podía conseguir algo importante en Japón en 2006. Eran los Chicos de Oro de Lisboa, pero yo noté que Pau tenía la mirada de ganador.

-(Nº1) La mirada de Pau cuando se sabe que ya está.

-(A.E.) Exacto, esa mirada seria pero al mismo tiempo templada de decir, bueno, esto hay que conseguirlo, hay que ganarlo y vamos a hacerlo. La mirada de Nadal, de Alonso…

-(Nº1) Cuando tienen el día sabes que no hay rival.

-(A.E.) Tenemos y hemos tenido deportistas que han sido capaces de dominar el mundo.






CORTITA Y AL PIE

-Antoni Daimiel: Experto.

-Josep Pedrerol: Loco del espectáculo.

-FIFA: Fútbol (o debería).

-Telecinco: Televisión comercial.

-PODEMOS: Mensaje al bipartidismo.

-Película: La Ventana Indiscreta (Alfred Hitchcock).

-Canción: With or Without you (U2).

-Libro: Cien Años de Soledad (Gabriel García Márquez).

-Blog: Futbolitis (Marcos López).


DEFINE EN UNA IMAGEN...

-Michael Jordan:



-Muhammad Ali:



-Rafa Nadal:



-Fernando Alonso:



-Travis Pastrana:



-Usain Bolt:



-José Mourinho:



-Karim Benzema:



-Luis Suárez:



LA QUINIELA DEL NÚMERO 1

-Messi o Zidane: X

-Maradona o Cristiano Ronaldo: X

-Fórmula 1 o MotoGP: 1

-Ayrton Senna o Alain Prost: 1

-Evasión o Victoria / Rush: 1

-Federer o Djokovic: 1

-Valentino Rossi o Marc Márquez: X

-Selección Española de balonmano o de fútbol-sala: X

-Fernando Martín o Rudy Fernández: 1

-Vero Boquete o Andrés Iniesta: X

-Iker Casillas o Keylor Navas: X

-Luis Aragonés o Pep Guardiola: X

-Jorge Lorenzo o Dani Pedrosa: X

-Pau Gasol o Marc Gasol: 1

-(PLENO AL 15) Antonio Esteva o Andrés Montes: (risas) No puedo votar ésta…


"Porque la vida puede ser maravillosa" (el Jugón de Jugones)


(Nº1) Bueno Antonio, pues la verdad es que ha sido un placer, muchísimas gracias por conceder tu tiempo a un medio prácticamente desconocido como éste. Tu estrella se incorporará al Hall Of Fame del Número1blog (risas), y te lanzo un último reto, esta vez sobre la cancha de baloncesto, a un 1 contra 1, tranquilamente, a 10 puntos…

-(A.E.) (más risas) Muchas gracias a ti, por supuesto, recuperaremos sensaciones de cuando jugaba por dentro…

(Nº1) Perfecto, a ver quién gana, yo creo que desde la línea de 3 voy bien...

No hay comentarios:

Publicar un comentario