jueves, 27 de octubre de 2016

¿PRINCIPIOS O CARRERA?



-La cuestión que se plantea en este artículo y que se refleja en Los Idus de Marzo viene desde más atrás. Bastante más atrás que una becaria de 20 años, un jefe de campaña sin escrúpulos y un candidato presuntuoso. El conflicto y el fondo de la cuestión lo situaría en la base de toda persona, en sus inicios, y para ser más explícito en su familia.

Por el ejemplo que, en su mayoría, observamos diariamente en España, a los niños se les encamina hacia una próspera carrera desde los 3 años, lo cual, ya condiciona gravemente la mentalidad en su estado más embrionario. La obligación de destacar, la de no fallar o la de no defraudar en casa, en muchas ocasiones ejercen un contrapeso terrible a la voluntad. Y es que todo esto podría llegar a ser aceptable si se cultivaran los principios al mismo ritmo, pero esa tarea parece desecharse, menospreciarse o incluso delegarse a los colegios o institutos, limpiándose las manos los progenitores.

En muchas ocasiones, el crecimiento de la competencia es inversamente proporcional al de la vocación, lo que en un momento dado puede hacer perder el sentido a todo. Y ahí entran los principios otra vez. Una persona sin principios carece de brújula y aumenta su vulnerabilidad, así como (por qué no decirlo) su peligrosidad. Quizá el personaje de la becaria sea el ejemplo de vulnerabilidad y el interpretado por Ryan Gosling el de peligrosidad, o quizá al revés, o quizá los dos sean todo, pero el caso es que su comportamiento no se rige por ninguna norma moral.

Y quizá por ello debemos lanzar una reflexión para cada hogar, y plantear la cuestión de por qué es fundamental dar la misma importancia (o incluso más) a la formación de los valores de la persona intramuros, que a su formación académica y a un futuro profesional en el exterior.

Entonces ahora aparece la palabra que lo une todo, ésa que parece estar tan en desuso y que, en cierto modo, podría ser pronunciada por el personaje interpretado por Philip Seymour Hoffman: integridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario